Detectar y curar el hígado graso: 1 de cada 5 personas sufre de esta enfermedad

0
658

1 de cada 5 personas sufre de enfermedad hepática grasa sin saberlo: cómo curar el hígado graso.

El hígado es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo ya que suministra energía a nuestras células y filtra las toxinas para que puedan ser liberadas.

Si bien muchos saben que beber mucho alcohol puede destruir el hígado, los que no beben alcohol también corren el riesgo de tener la enfermedad del hígado graso.

La enfermedad del hígado graso no alcohólica (HGNA) se produce cuando se almacena demasiada grasa en las células del hígado, y se caracteriza porque la inflamación del hígado puede causar cicatrices y daños irreversibles. En casos severos, cuando se convierte en esteatohepatitis no alcohólica, la enfermedad puede conducir a cirrosis e insuficiencia hepática.

Se dice que afecta de entre 80 y 100 millones de personas en los Estados Unidos, Según la Clínica Mayo.

Los síntomas del Hígado Graso incluyen:

  • Hígado Agrandado
  • Fatiga
  • Dolor en el abdomen superior derecho

En casos más severos, el Hígado Graso puede causar:

  • Hinchazón abdominal (ascitis)
  • Vasos sanguíneos agrandados justo debajo de la superficie de la piel
  • Pechos agrandados en los hombres
  • Bazo agrandado
  • Palmas rojas
  • Color amarillento de la piel y los ojos (ictericia)

Se desconoce por qué algunas personas son más propensas a acumular grasa en el hígado, sin embargo, la enfermedad está relacionada con las siguientes afecciones:

  • Sobrepeso u obesidad
  • Resistencia a la insulina, en la cual sus células no absorben azúcar en respuesta a la hormona insulina
  • Nivel alto de azúcar en la sangre (hiperglucemia), que indica pre-diabetes o diabetes tipo 2 real
  • Altos niveles de grasas, particularmente triglicéridos, en la sangre

Muchas personas que tienen enfermedad de hígado graso, no alcohólica, ni siquiera saben que tienen la afección porque no muestran síntomas, según la Liver Foundation.

Aquí hay algunos consejos sobre cómo prevenir o tratar la enfermedad de hígado graso:

Dieta saludable para curar el Hígado Graso

La dieta y el ejercicio son las principales terapias para el tratamiento de la enfermedad del hígado graso. Una dieta saludable reducirá el recuento de lípidos y triglicéridos en tu cuerpo.

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU. afirma que una dieta mediterránea de bajo índice glucémico es eficaz para tratar la enfermedad del hígado graso. Los alimentos de bajo índice glucémico incluyen productos frescos y alimentos integrales como huevos, cebolla, legumbres, ajo, peras, brócoli y zanahorias.

Mantener sus niveles de glucosa e insulina estables ayudará a tratar el hígado graso y la resistencia a la insulina, un precursor de la diabetes. Come una dieta rica en granos integrales, frutas y verduras; limita los azúcares agregados y las grasas saturadas.

Elige grasas no saturadas como aceite de oliva, nueces y pescado, en lugar de mantequilla, carne de res y productos lácteos enteros. Mantén tus niveles de colesterol y triglicéridos bajos. Tu médico puede recomendarte medicamentos para ayudar a reducir tu colesterol. Algunos medicamentos suponen una carga para tu hígado; toma solo lo que es médicamente necesario, recomienda Livestrong.

También querrás evitar los medicamentos, el alcohol y otras sustancias que puedan estresar tu hígado. Siempre consulte a tu médico antes de cambiar de dieta o tomar medicamentos y suplementos.

1Ejercicio

Se recomienda caminar, trotar, fortalecer los músculos e incrementar la flexibilidad como una buena forma de reducir la enfermedad de hígado graso. Lo mejor es practicar entre 30 y 40 minutos de ejercicio aeróbico al menos cinco días a la semana.

2Canela

Un estudio de 2014 descubrió que tomar 1,500 miligramos de canela por día puede mejorar el hígado graso, ya que ayuda a mejorar el proceso de la digestión.

3Diente de león

Se sabe que el diente de león desintoxica el hígado y aumenta la producción de bilis.

Para consumirlo, agrega 1/2 taza de hojas de diente de león a una ensalada, cocina y come con verduras. O bien, prepara un té con la cantidad de 2 a 8 gramos de la raíz seca.

4Grosella espinosa india

La grosella espinosa india es conocida como una de las plantas medicinales y dietéticas más importantes en el subcontinente indio y puede ayudar a desintoxicar el hígado y metabolizar los lípidos. También tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

5Semilla de lino o linaza

Un estudio publicado en la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. encontró que aquellos que incluyeron semillas de lino o linaza, como el 10 por ciento de su dieta, fueron capaces de reducir la tensión en sus hígados.

6Raíz de regaliz

De acuerdo con un estudio de la revista Phytotherapy Research se descubrió que el regaliz reduce significativamente las enzimas hepáticas.

Para consumirla, puedes hacer un té de raíz de regaliz y beberlo una o dos veces al día para proteger tu hígado.

7Cúrcuma

Un estudio de abril de 2011 en el «Journal of Food Science» descubrió que la cúrcuma puede prevenir los niveles altos de colesterol en la sangre y reducir el riesgo de enfermedad del hígado graso mediante la regulación de las enzimas responsables del metabolismo del colesterol en animales de laboratorio alimentados con una dieta alta en grasas. También puede reducir el daño que el alcohol causa en el hígado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.